Amor, sexo, lujuria y placer

El amor es un sentimiento mágico y maravilloso que une a las personas para hacerlas vivir experiencias inolvidables, donde los involucrados pueden hacer cosas inimaginables en su nombre. 

El sexo por su parte es esa necesidad que tenemos todo los seres humanos de satisfacer los instintos sexuales que el cuerpo nos pide, es una acto más de instinto que de otra cosa. Muchas parejas no hacen el amor, simplemente tienen sexo que es algo totalmente diferente. 

La lujuria y el placer pueden ir de la mano ya que se suelen unirse en ese momento de pasión que experimentan los amantes, que los hace volar de excitación y llevarlos al orgasmo. 

Se puede decir que todos estos elementos pueden estar presentes en cualquier momento de una relación, por separado o juntos, pero muchas parejas desean que cada uno de ellos haga presencia a diario en las relaciones. 

Sexo con amor es uno de los grandes placeres de la vida, ya que no solo los cuerpos de unen, si no también hay una conexión sentimental muy grande que hace que las almas puedan tocarse. 

La idea es que cada vez sea más constante el amor, sexo, lujuria y pasión en una relación amorosa, ya que no perderán en ningún momento la chispa sexual que tanto hace falta en las relaciones que se mantienen por mucho tiempo. 

Cuando las personas tienen aventuras sexuales el amor no tiene cabida en ese encuentro, porque solo es un instante de lujuria que termina, y si acaso puede volver a repetirse. 

Se ha dado el caso que muchas personas tienen amor, pero no hay pasión ni mucho menos lujuria, entonces empiezan a buscar en otra pareja lo que les hace falta en su relación. 

También pasa que hay mucha pasión, pero la conexión sentimental no existe, simplemente son dos seres que se unen para satisfacerse sexualmente y de ahí no pasa. 

Está en la pareja trabajar en lo que quiere lograr en el ámbito sexual, la comunicación es primordial para que las cosas funcionen y sean beneficiosas para los dos. 

Recuerden chicas que una relación se basa en la confianza y el respeto, sin algo falla entonces empiezan los conflictos, abriendo paso a las infidelidades y mentiras que destruyen lentamente a la pareja. 

Conversa con tu chico y conviértanse en un equipo capaz de solucionar y superar todos los obstáculos que la vida les puede presentar, incluso en lo sexual propónganse ser una maquina imparable de sexo, lujuria y placer.