Cómo superar un amor perdido

Una de las cosas más dolorosas que puede pasar una persona es perder al amor de su vida, es un momento difícil que amerita mucha paciencia y tiempo para poder aceptar que esa persona que pensaste que estaría por siempre simplemente, ya no estará más. 

Sin duda cuando esto sucede hay que pasar por algo que se llama “duelo”, un proceso donde se deben ir superando varias etapas, para poder sanarte por completo de esa pérdida. 

La primera etapa por la que debes pasar y superar es la fase de la “negación”, donde asumes que todo sigue igual y te niegas a ver la realidad, luego llega la “ira”, esa fase que te lleva sentir rabia y mucho odio por esa persona que te dijo, la tercera etapa es la “negociación”, aquí se debe tener cuidado pues aquí tratarás de recuperar a la persona ocasionándote terribles daños emocionales. 

En la cuarta etapa entra la “depresión” para hacerte entender que ya no hay esperanza alguna de volver con esa persona, y la última fase es el renacimiento llamada “aceptación” aquí ya asimilas que todo término y no hay vuelta atrás, empiezas a visualizar un nuevo futuro con mucha paz y tranquilidad en tu corazón. 

Nombrar estas etapas puede ser muy sencillo, pero realmente no lo es, todo lleva tiempo y en cada persona es distinto, muchas se quedan atrapadas en alguna de las fases señaladas, y es difícil que puedan salir, lo primordial es tener conciencia por lo que está pasando, y entender que todo en la vida tiene solución. 

Si estas atravesando por este penoso momento, pues asúmelo, desahógate, llora cada vez que sientas la necesidad, no reprimas tus sentimientos, busca a esa persona de confianza y refúgiate en ella, cuando tengas fuerzas, distráete, busca en que ocupar la mente, sé que es difícil, pero inténtalo, veraz que poco a poco iras sanando. 

Las personas que te quieren puedan ayudarte en este proceso, búscalas, ellas te darán lo que más necesitas en ese momento, amor y confianza, la mejor medicina para un corazón roto es el afecto de tus familiares y amigos. 

No busques sustituir a esa persona con otra, porque aun no estás preparado para asumir una nueva relación, estas dolida, resentida y sin rumbo, nadie puede querer sanamente a alguien así, date tu tiempo y has las paces contigo mismo. 

Quiérete y valórate no permitas que este suceso te desmotive a continuar con tus sueños, piensa que nada es para siempre, y esto también pasará, como dicen, después de la tormenta llega la calma. 

 Las rupturas amorosas son algo doloroso, pero cuando se superan comienzas a ver las cosas diferentes, tienes más experiencia, y tratas en lo posible de no cometer los errores del pasado. 

Sonríe siempre y agradece lo bueno y lo malo, es tu decisión hacer de este momento un aprendizaje que sin duda más adelante te traerá muchas alegrías.