Porque dejarse llevar por algo más que una amistad

La amistad es un sentimiento maravilloso que nace por una persona que te ha demostrado con hechos, que puedes confiar en ella en todo momento, inclusive en esas situaciones difíciles donde muchos te dan la espalda. 

Entre un hombre y una mujer puede surgir un vínculo afectivo fuerte que perdure en el tiempo, cuyo elemento clave sea la confianza y comunicación para vivir juntos, los momentos que en la vida se puedan presentar. 

Hay sentimientos que son imposibles de evitar, ya que aparecen sin que nadie los busque. Cuando convivimos tanto tiempo con una persona es normal que empecemos a conocer sus gustos, sus reacciones ante algunas situaciones, sus miedos, tristezas, y cuando esa persona es tu amigo, es posible que otros sentimientos se despierten. 

Dejarse llevar por ese sentimiento que estas experimentando por tu amigo, es una decisión importante, porque si se llega a dar esa relación puede afectar la amistad, en todos los sentidos, no esperes que todo siga como antes, ya que la relación cambio a otro estatus. 

La inteligencia emocional es fundamental en este tipo de situaciones, porque te permite tomar consciencia de las cosas que pueden suceder si comienzas una relación con tu mejor amigo, considerando que él conoce muchas cosas de ti que en su momento le contaste. 

Si lo dos deciden iniciar la relación a pesar de poner en riesgo su amistad, es cuestión de que no pierdan la confianza que los unió como amigos, y ahora como novios, dejen que las cosas fluyan en todo momento, sin forzar nada. 

Puede ser una experiencia bastante agradable si saben llevar las cosas con madurez, donde cada uno comunique lo que le incomoda del otro, y no comiencen a ocultarse cosas que se contaban de amigos. 

Por el contrario si no deseas involucrarte con tu mejor amigo también es una decisión valida, que te permitirá continuar con esa relación de hermandad con esa persona a la cual respetas y valoras. 

La decisión siempre debe ir en función de tu bienestar, evita arriesgar relaciones importantes por apresurarte, y no detenerte a pensar sobre las consecuencias que puede causarte. 

Una amistad verdadera no se construye de la noche a la mañana, por eso hay que valorarla y cuidarla en todo momento, evitando ponerla en riesgo por sentimientos efímeros. 

La vida no te premia todos los días con personas maravillosas, así que protege ese vínculo que te une a esas amistades que hacen más feliz tu existencia.