Sedúcelo con gestos y miradas

Seducir a una persona y no morir en el intento, puede ser un proceso bastante sencillo si nos enfocamos en la meta. Cuando existe un objetivo claro, pues hay que valerse de estrategias efectivas para lograr que esa persona se anime a entablar una conversación contigo, y si hay conexión, más adelante comenzar una relación.

Dicen que la primera impresión es lo que vale, yo voy más allá, de nada sirve mostrar algo que no eres, porque al final quedarás mal parada, lo mejor es tener siempre presente quien eres, y con mucha seguridad e inteligencia demostrar en todo momento tu autenticidad.

La mujeres tenemos la habilidad de ser muy coquetas de naturaleza, bueno la mayoría, siempre habrá sus excepciones, nos gusta arreglarnos, lucir a la moda, oler bien, y con una mirada o un gesto levantar a más de un pretendiente.

La expresión corporal dice mucho de ti, y si quieres seducir a ese hombre los gestos pueden ayudarte mucho, no es necesario pronunciar ni una palabra, con una mirada seductora podrás hacerle entender lo mucho que le gustas.

Mientras ríes de algún comentario que él hizo, puedes guiñarle un ojo, como una forma de coquetearle, siempre evitando caer en la exageración, lo mejor es que todo fluya de una manera natural, sin forzar nada, así todo se hará más interesante.

Siempre mantén una actitud de ganadora, positiva, activa, que tu rostro se vea radiante, en todo momento debes marcar la diferencia, y eso no lo hace un buen cuerpo o una cara bonita, eso lo hace una buena disposición ante la vida, sin duda es un elemento clave para cualquier objetivo que emprendamos.

Nunca desistas de tu propósito, conquista y atrae a esa persona que tanto te gusta, enaltece tus cualidades, nada de inseguridades, deja de un lado los prejuicios, y si es necesario ponte a practicar frente al espejo gestos y miradas que te hagan ver sexy y seductora.

Tampoco te obsesiones, disfruta ese proceso de conquista, conócete y descubre de lo que eres capaz de hacer si de verdad te lo propones, planifica tu propia estrategia y ve evaluando resultados, si estos no son positivos, pues cambia el plan, y si aún así no resulta, pues ese chico no para ti.

Si al primer cruce de miradas sientes que hay esa conexión, pues vas por buen camino, si por el contrario, aplicas todas las técnicas que ya te explique y nada, lamentablemente pusiste el ojo donde no era. Pero no pasa nada, ya llegará esa persona indicada.